• M Aerospace RTC

Impresión 3D en odontología.


La impresión 3D dental facilita la creación de guías quirúrgicas, coronas, alineadores, prótesis dentales adaptando cada solución al paciente con gran precisión. La fabricación aditiva ya ha afectado a un número significativo de sectores e industrias, ofreciendo ventajas significativas en términos de productividad, costos, personalización y plazos de fabricación. Por todo lo anterior ha comenzado hace ya tiempo a crecer la impresión 3D en la odontología, ya que facilita la adaptación de soluciones a cada paciente. La consultora QY Research reveló que se espera que la impresión 3D en el sector dental alcance los $ 930 millones para finales de 2025, lo que representa una tasa de crecimiento anual del 17%, un crecimiento que podría explicarse por el desarrollo constante de tecnologías 3D y diferentes materiales.


De hecho, la impresión en la odontología abarca varios procesos, como la estereolitografía o la sinterización directa de metal, y por lo tanto una variedad de materiales: resinas, plásticos, metales, etc. Ofreciendo una amplia gama de aplicaciones. El sector dental se puede dividir en dos familias de actores: consultorios dentales y laboratorios de prótesis dentales. Tradicionalmente, trabajan juntos en la producción de dispositivos médicos personalizados (alineadores, coronas, puentes, etc.). De hecho, el dentista hace una impresión de la dentadura de su paciente y luego la envía al laboratorio, que luego fabricará el dispositivo, generalmente de yeso. Un proceso que lleva unos días, sin contar los viajes de ida y vuelta entre el dentista y el laboratorio. En cuanto al paciente, está obligado atener otra cita, sin garantizar que su dispositivo se haya adaptado de la primera prueba. Por lo tanto, los procesos tradicionales son largos, caros y pueden carecer de precisión. Sin embargo, la llegada de las tecnologías 3D está terminando con esta metodología de trabajo y ha acelerado los procesos.


Cuando se habla de la fabricación aditiva en el sector dental, es importante comprender que hay varias tecnologías involucradas, ya sea la deposición fundida, el fotopolimerización o la sinterización selectiva, la elección dependerá principalmente de las aplicaciones que deseamos para hacerlo Olivier Bellaton, CEO y fundador de Biosummer3D, dijo que cada proceso tiene sus ventajas y desventajas. La tecnología FDM, por ejemplo, produce piezas «con un costo de unas pocas decenas de céntimos y sin procesamiento posterior después de la impresión.


Por otro lado, la velocidad, la precisión y los aspectos de la biocompatibilidad no están en esta opción. En general, esta tecnología creará modelos de ortodoncia dental que se usarán para desarrollar alineadores, ya sea para alineación, blanqueo o compresión. Es un material fuerte y ligero que mejorará la comodidad del paciente. El marco de la prótesis se produce sin metal y será completamente neutral en términos de sabor. « Otro proceso de fabricación aditiva utilizado en el sector dental, y probablemente el principal: es el curado por luz. Ya sea estereolitografía o DLP, este proceso ofrece una resolución mucho más alta, con niveles significativos de detalle y especialmente materiales biocompatibles, en este caso resinas líquidas. Antón López, gerente de ventas de Francia en EnvisionTEC, explicó: «Combinado con materiales aprobados por CE / FDA, la fotopolimerización, y particularmente DLP, ofrece impresiones más precisas, lo que permite dispositivos más ágiles.


El acabado es mucho menos complejo, lo que reduce el tiempo de fabricación. Y es muy fácil cambiar el material e imprimir diferentes aplicaciones. Esto es muy beneficioso para la industria dental ya que los profesionales pueden tratar a sus pacientes más rápido.» Finalmente, la fabricación aditiva de metal también es un proceso que se encontrará en la odontología, principalmente para producir implantes, prótesis o coronas de níquel-cromo. Olivier dice que «la tecnología requiere una producción sostenida para amortizar inversiones de hasta varios cientos de miles de euros con habilidades más industriales que la de la odontología. Las máquinas de metal representan un costo mucho mayor que otras tecnologías y, a veces, requerirán más trabajo de pos-procesamiento, lo que podrías reducir la productividad. A cambio de un técnico dental, explicó que una corona hecha por mecanizado requiere 15 minutos de trabajo, mientras que la impresión en 3D de metal requiere 5 horas de impresión. Sin embargo, en términos de costo por unidad, la fabricación aditiva es mucho más interesante (0,75 céntimos en lugar de 7 euros). Como puedes ver hasta ahora, la impresión 3D en la odontología es más precisa y reduce el tiempo de fabricación. De hecho, se pasa de un trabajo de días a unas pocas horas, permitiendo en algunos casos darle la solución al paciente en una sola consulta. ¿Pero cuáles son los nuevos pasos a seguir al crear dispositivos dentales impresos en 3D? Olivier Bellaton explica: «La prótesis física será reemplazada por una impresión 3D digital hecha por el dentista con un escáner intraoral (una cámara que reconstruirá en 3D y en tiempo real las superficies de los dientes y las encías). Este archivo 3D se enviará al laboratorio dental a través de una plataforma web segura. El laboratorio volverá a leer la impresión digital y modelará en su software de diseño (CAD) la morfología de la corona teniendo en cuenta los límites de la encía, la interferencia con otros dientes digitalizados o incluso la forma de la sonrisa del paciente con una escáner de cara. En caso de tener alguna duda, un intercambio rápido de pantalla compartida con el dentista para validar la forma de la corona será suficiente. El archivo 3D de la corona se podrá enviar a una máquina de mecanizado o una impresora 3D para su fabricación. Todo lo que queda es guardar y devolver el modelo al dentista. Este último paso puede incluso desaparecer si es el dentista quien realiza un trabajo simple con la impresora 3D en su gabinete. Todas las configuraciones de flujo digital son posibles. El proceso puede llevar solo unas pocas horas, lo que en algunos casos permite que el paciente haga solo una visita.» Al final del día, la logística fluye y reduce los plazos de producción, un dispositivo personalizado que se adapta mucho más a la morfología del paciente. Los dentistas y los técnicos dentales tendrán que equiparse, ya sea con escáneres 3D o impresoras 3D, pero también para dominar un software CAD, un obstáculo para muchos profesionales hoy en día. Nicolas Klaus, responsables de Desarrollo de productos y productos dentales en Formlabs deja claro que «los pilares principales de estos nuevos métodos de trabajo son los escáneres 3D, el software CAD y la impresión 3D. En general, hay un punto de resistencia en el nivel de software en el que la capacitación no es obvia. « Si bien las tecnologías 3D tienen beneficios significativos para la industria, el hecho es que su adopción puede asustar a algunos profesionales porque requiere una nueva organización y lógica de trabajo, capacitación en software, escáner e impresora y algo de confianza. Hoy en día, muchos laboratorios están equipados con escáneres 3D y máquinas de mecanizado, incluso con impresoras 3D. Estos jugadores registraron un aumento del 70% en las ventas, prueba de que representan ganancias reales para los profesionales dentales. Antón de EnvisionTEC agrega: «La mayoría de los profesionales son muy receptivos y están abiertos a las nuevas tecnologías digitales. Se trata de pedir a los médicos y profesionales dentales que comprendan y confíen en la nueva tecnología digital y sus beneficios para ellos, sus negocios y sus pacientes. Y, por supuesto, la educación y la formación juegan un papel importante. Es por eso que muchas empresas de fabricación están invirtiendo en esta área para comprender mejor la tecnología y sus aplicaciones clínicas.


Por lo tanto, el futuro es alentador para el sector de la impresión 3D en la odontología con muchos entusiastas que ven la tecnología como una buena manera de mejorar su eficiencia y la seguridad de sus intervenciones. De hecho, el informe 2018 de SmarTech Publishing mostró un crecimiento anual en la impresión 3D en la odontología del 35%, alcanzando los 9.500 millones de dólares en 2027; el informe tiene en cuenta el hardware, los materiales y las piezas impresas en 3D. La impresión 3D tiene un alto grado de aplicabilidad en el sector médico. En este post te vamos a hablar de todas las aplicaciones que pueden tener esta tecnología en odontología, como la impresión 3D cerámica de piezas y prótesis dentales. Mediante el escaneado de dientes en 3D podemos producir piezas y moldes de una forma más rápida y económica que con los tradicionales moldes cerámicos. Los avances tecnológicos en este sector van muy rápido, y ya existen en el mercado diferentes impresoras 3D de prótesis dentales. El campo de la implantología es el que más se está beneficiando de la impresión 3D. En un mismo y reducido espacio, podemos tener el equipo que diseñan y fabrican las prótesis dentales que necesitamos. Se trata de un gran avance que agiliza notablemente los plazos de entrega y la logística necesaria hasta ahora. En la impresión 3D dental, necesitamos contar con un escáner 3D, un programa de diseño CAD y una impresora 3D de prótesis. Con un escáner 3D se consigue un modelado preciso de la pieza dental y se puede imprimir directamente en una impresora. La precisión es muy alta, y además se acortan notablemente los periodos de implantación. Las piezas que implantan tienen una precisión milimétrica. Las piezas resultantes de esta tecnología están más ajustadas a la morfología del paciente y son más cómodas. La precisión que se consigue con las impresoras 3D es muy importante porque evitamos efectos secundarios negativos como la aparición de caries bajo las prótesis, cuando esta no tiene precisión, y problemas digestivos asociados a ella. También se consigue acelerar la producción de prótesis, simplificando y reduciendo la cadena logística de este sector. Las prótesis impresas en 3D tiene una mejor calidad que las realizadas con métodos tradicionales como el moldeo de escayola. Otra gran ventaja es la enorme reducción de costes que puede suponer la expansión de la impresión 3D en el sector odontológico. Tenemos que considerar que los tratamientos odontológicos no están cubiertos por los sistemas públicos de Seguridad Social, lo que dificulta el acceso al mismo de las clases más populares. En el tercer mundo, también puede suponer una gran solución para hacer una odontología más accesible. Como vemos, la impresión 3D no ha hecho más que empezar, y tiene todavía un amplio campo de desarrollo. En el futuro, encontraremos tratamientos que se podrán realizar en una sola visita al dentista, que tendrá la capacidad de producir la prótesis que necesitemos, evitándonos más visitas. Materiales para impresión 3D dental.

• Resinas de modelado. ...

• Resina para guías quirúrgicas. ...

• Resina translúcida. ...

• Resina para fundición. ...

• Resinas para prótesis dentales digitales. ...

• Restauraciones temporales. ...

• Resinas para coronas permanentes.


La odontología digital está basada en tres partes principales: • Digitalización: en este caso puede ser un escáner intraoral, un escáner externo o tomografía dental. Con el escáner intraoral se puede obtener directamente la réplica digital de las piezas dentarias, mientras que con el escáner externo es necesaria una réplica en yeso para poder escanear la dentadura. Los datos obtenidos mediante un tomógrafo servirán sólo para la planificación de posicionamiento de implantes. • Procesamiento de datos: mediante este sistema se realiza la reconstrucción de modelos digitales de las distintas piezas. A partir del modelo digital se realizarán los ajustes necesarios y se diseñará la nueva prótesis o puente de piezas dentales. • Impresión 3D: a partir de estos sistemas se puede avanzar sobre la fabricación de la geometría final. Actualmente con impresoras 3D se puede obtener piezas tanto de plástico que sirven como modelos de estudio o moldes, como de cera para luego utilizarlos en procesos de ceras perdidas. Mediante esto se pueden construir prótesis removibles como las realizadas en aleaciones metálicas de cromo-cobalto. La impresión 3D utiliza un archivo de datos estándar, conocido popularmente como archivo STL, para traducir los datos desde el software de CAD al equipo de prototipado 3D. El archivo STL contiene la información de la estructura mediante formas geométricas triangulares o malla de triángulos. Además, este tipo de tecnología consigue una popularización, de tal forma que permite optar a la misma capacidad de diseño y fabricación que antes era exclusivo de unos pocos diseñadores y grandes empresas productoras. A lo largo de la historia de la humanidad, los objetos se han construido eliminando las partes sobrantes del material o empleando moldes, sin embargo, las impresoras 3D crean objetos a partir de un diseño y planificación 3D, añadiendo material por capas.


El software de diseño 3D es fundamental en el proceso de la impresión 3D, si la impresora no recibe el archivo correspondiente no puede imprimir nada, solo cuando hay un diseño correcto en 3D se depositará el material por capas correctamente . De manera general, el proceso de impresión en 3D es el siguiente: la impresora, siguiendo las instrucciones a partir del archivo de diseño, deposita y solidifica el material. Una vez solidificada la primera capa continúa con una segunda capa y, repitiendo el mismo proceso, de tal manera que capa a capa se va conformando el objeto tridimensional diseñado previamente. La evolución de esta tecnología de impresión 3D permitirá imprimir objetos de materiales diversos (inexistentes hoy en día), con colores variados e incluso combinando multimateriales. Las prótesis dentales son dispositivos artificiales que sirven para sustituir piezas dentales originales perdidas total o parcialmente, con el objeto de recuperar la anatomía de la boca. En otras palabras, se puede decir que la finalidad de la prótesis dental es recuperar la salud bucodental del paciente y mejorar la calidad de vida, ya que permite masticar y comer con normalidad y una buena pronunciación. Otro motivo de peso son razones estéticas, ya que, gracias a la inclusión de prótesis dentales, se mejora considerablemente el aspecto físico del paciente. Las prótesis dentales se realizan de forma personalizada a cada paciente. Utiliza materiales como la porcelana o el acrílico. La base de la prótesis dental imita al tejido natural de la encía, gracias a una cuidadosa pigmentación denominada polimetilmetacrilato, que proviene de la acumulación de bacterias. El profesional protésico es la persona encargada de fabricar las prótesis, siguiendo siempre las indicaciones de un dentista profesional. Dos de las normas que siempre debe cumplir el creador de las prótesis son la prohibición de trabajar directamente sobre el paciente y realizar labores asistenciales. Las prótesis dentales pueden sustituir una sola pieza dental o la dentadura completa. La pérdida de una pieza dental provoca que los dientes adyacentes tiendan a desplazarse. Esto conlleva graves consecuencias como problemas masticatorios, impedimento de una correcta alimentación o dificultad para mantener una correcta higiene oral, con el consiguiente aumento de riesgo de contraer enfermedades. Todos estos motivos explican la importancia de reemplazar los dientes que se pierden por prótesis dentales, con el objetivo de mantener una correcta salud bucodental y general. ¿Cuándo se requieren las prótesis dentales? La pérdida de piezas dentales puede darse de diferentes formas. Algunas de las más comunes son por traumatismos causados por golpes o accidentes, comiendo alimentos duros, por enfermedades que deterioran la dentadura, por una mala higiene buco dental, etc. Cuando no es posible reparar o sanear el diente mediante empastes, es necesario recurrir a las prótesis dentales.


Tipos de prótesis dentales En la actualidad, existen diferentes tipos de prótesis dentales, adaptadas a las necesidades de cada paciente Prótesis fijas Las prótesis fijas son las que no pueden ser retiradas por los propios pacientes, es decir, deberán acudir al dentista en caso de que quieran extraerlas. A su vez, dentro de las prótesis dentales fijas, hay los siguientes tipos:


1. Coronas o puentes fijos dentosoportados. Sirven para restaurar una o varias piezas dentales. Se colocan sobre los dientes tallados, siendo este el único apoyo. Para fabricarlas, se toman las características de color y tamaño del resto de dientes. Pueden ser de zirconio o de metal-cerámica.


2. Prótesis fijas sobre implantes. Están formadas por una estructura protética fijada a través de tornillos o cementadas en los implantes ubicados dentro de los huesos maxilares. Se utiliza como tratamiento de odontología restauradora, empleada para recuperar la funcionalidad y estética de toda la boca.


3. Prótesis híbridas sobre implantes. Este tipo de prótesis combina la fijación de los implantes con la superficie mucosa de la encía para conseguir ajustar la prótesis. Es recomendable en pacientes con una reabsorción ósea considerable. Para su fabricación se utilizan materiales acrílicos y para limpiarlas es necesario acudir a la consulta odontológica. Prótesis fijas Las prótesis fijas son las que no pueden ser retiradas por los propios pacientes, es decir, deberán acudir al dentista en caso de que quieran extraerlas. A su vez, dentro de las prótesis dentales fijas, hay los siguientes tipos:


4. Coronas o puentes fijos dentosoportados. Sirven para restaurar una o varias piezas dentales. Se colocan sobre los dientes tallados, siendo este el único apoyo. Para fabricarlas, se toman las características de color y tamaño del resto de dientes. Pueden ser de zirconio o de metal-cerámica.


5. Prótesis fijas sobre implantes. Están formadas por una estructura protética fijada a través de tornillos o cementadas en los implantes ubicados dentro de los huesos maxilares. Se utiliza como tratamiento de odontología restauradora, empleada para recuperar la funcionalidad y estética de toda la boca. 6. Prótesis híbridas sobre implantes.


Este tipo de prótesis combina la fijación de los implantes con la superficie mucosa de la encía para conseguir ajustar la prótesis. Es recomendable en pacientes con una reabsorción ósea considerable. Para su fabricación se utilizan materiales acrílicos y para limpiarlas es necesario acudir a la consulta odontológica. Projet 1200 – 3D Systems Este es el equipo perfecto para profesionales que necesiten detalle de impresión en piezas pequeñas y modelos calcinables. Ofrece una precisión y suavidad de superficie inigualables. Con un volumen de impresión de 43 x 27 x 150 mm, 30 micras de capa y una resolución de 585 dpi. Resulta realmente útil para clínicas o laboratorios pequeños que desean iniciarse en la fabricación aditiva sin asumir grandes costes y sin por ello renunciar a precisión o calidad de acabados. Lux – BCN3D Esta impresora 3D usa sistema DLP (Digital Light Processing) de impresión. Reproduce archivos 3D por capas usando resina fotosensible, curada mediante un proyector. Consigue piezas de una gran resolución (1080p) y diferentes durezas (shore), con un amplio volumen de fabricación (x 250 / y 140 / z 300 mm). La mejor cualidad de este equipo es que puede trabajar con muchísimos materiales, al no estar determinado su funcionamiento por consumibles de una marca específica. No obstante, hay determinados rangos aconsejables, para un uso básico o industrial con resinas rígidas, o mediante materiales calcinables. Por motivos que no ha manifestado el fabricante, este modelo ha sido retirado del mercado, por experiencia propia tenemos algunas nociones de los motivos que han motivado dicha retirada, pero lo resumiremos en que, en primera instancia BCN3D parecía ser una compañía muy prometedora, y eso cambió durante su maduración.

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo